ban bv9

Cuatro años después de la conversión de San Agustín y cuando era una persona conocida por el ideal de vida que había fundado decidió ir a Hipona para llevar allí su programa de vida. Una vez llegó a Hipona fue a la Iglesia donde estaba Valerio, que era obispo de Hipona por entonces.

Resulta que Valerio era una persona ya anciana y que necesitaba de alguien que lo ayudase, alguien que hablase bien latín para enfrentarse a varias doctrinas que rompían la unidad de la Iglesia. Así que expuso a los fieles la urgencia de esta necesidad. Lo que ocurrió fue que los fieles conocían ya a San Agustín y vieron en él a la persona que necesitaban. Así que, sin contar con él, y sin pedirle opinión pidieron su ordenación por aclamación popular.

Fue por entonces cuando decidió escribir las Confesiones para mostrar en ellas su antigua vida en que estuvo alejado de Dios, pero también para hablar de algo más importante: la obra que Dios hizo en él y como le transformó por dentro. Por tanto, al escribir las Confesiones lo que quería era habar sobre cómo Dios cambio su vida. En el fondo, contar su propia historia de salvación.

Algo parecido es lo que se cuenta en el libro del Deuteronomio. El autor cuenta su propia historia y cómo Dios entra en ella para socorrerlos. Por eso, la lectura acaba con un agradecimiento a Dios en lo que pasó a llamarse como la fiesta de los ázimos, es decir, el día en que los judíos ofrecían a Dios los primeros frutos de sus campos y hacían profesión de fe en el amor y la protección de Dios.

También nosotros, como el pueblo Judío, como San Agustín, tenemos nuestra propia historia. Cada uno de nosotros podemos hacer una lectura de nuestra vida y ver los momentos en los que Dios nos salió al paso. Para algunos, como San Agustín, en su vida hubo momentos en que estuvieron alejados de Dios y de la Iglesia, pero algunas circunstancias o personas les llevaron a acercarse… Otros puede que sientan tal vez lo contrario: que hubo momentos en su vida en que estuvieron muy próximos de Dios pero con el tiempo se fueron alejando…

Jesús también tuvo su propia historia. Y si algo nos cuenta el evangelio de hoy es que él escogió como escribir su vida. El relato de las tentaciones nos muestra en parte como fue la historia de su vida:
• Que la prioridad de su vida no sería acumular bienes ya que había otros valores importantes como tirar al hombre de sus esclavitudes, amar y ser amado, respetar la propia dignidad de las personas…
• Que su vida no tendría más sentido en la medida en que fuese más reconocido, en que tuviese más prestigio social, o más poder… sino en la medida que fuese el primero en servir..
• Que su confianza estaría siempre en Dios y que ninguna situación, ni siquiera su propia muerte injusta tirarían esa confianza.
Lo bueno de su historia es que en su vida las opciones que tenía que tomar estaban claras. Y, lo más importante, que sabía muy bien por donde quería encaminar su vida. Por eso en su historia no hubo momentos altos y bajos… Todos fueron momentos de gracia, porque todos fueron vividos intensamente junto a la presencia de su Padre. Por eso su historia es la historia perfecta con el final perfecto.

Nuestra historia seguramente no es la de Jesús. Nosotros sí tenemos altos y bajos; momentos en que nos sentimos más próximos y momentos en que nos sentimos más lejos de Dios; momentos en que resistimos a las tentaciones y momentos en los que nos dejamos llevar por ellas.

Nuestra vida es por tanto, como un libro donde hay toda una historia por detrás. Aunque lo más interesante de este libro que es nuestra vida no es lo que está escrito, sino lo que queremos escribir en las páginas que todavía están en blanco.

Que, como dice San Pablo, en lo que nos queda por escribir de nuestra vida invoquemos a Dios y le busquemos, porque como nos recuerda él quien pone su confianza en Dios no quedará confundido.

Como llenar mi tarjeta de Compromiso!

Como llenar mi tarjeta de Compromiso?

Calendario de Actividades

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31